sábado, 28 de mayo de 2011

Reflexiones sobre un suceso desgraciado - el relativo éxito de la restauración de las "actas de Riego"

Categoría: Noticias


Hace apenas unos días apareció en diferentes medios de prensa, algunos de alcance nacional como El País o El Mundo, la noticia de que Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) a fecha del 9 de marzo de 2011, había presentado la exitosa restauración de los 53 volúmenes con las actas capitulares del municipio de Las Cabezas de San Juan (Cádiz), aquellas en donde se recogían los primeros sucesos del levantamiento militar del general Riego contra la monarquía absolutista de Fernando VII en 1821, aunque mencionando el hecho de que si bien no se ha podido recuperar toda la parte referente a ese importante suceso, si se habían obtenido resultados satisfactorios ya que se recuperó más de lo que se había pensado.

Sin embargo, otros medios de comunicación fueron bastante críticos con el tono triunfalista del organismo público, periódicos como el Diario de Sevilla o La Nueva España, describieron la noticia de manera sensacionalista como si se tratase de la segunda muerte del general asturiano ya que para ellos el proyecto de restauración había fracasado en su intento de recuperar los más valiosos pasajes de las actas capitulares, los cuales se han perdido irremediablemente para siempre. Estos medios en ningún caso responsabilizan de la pérdida al equipo de restauración ya que éste recibió la documentación en un lamentable estado de conservación que fue fruto de las precarios condiciones del archivo municipal en los últimos doscientos años, pero inciden en el hecho de que los años de trabajo fueron en vano puesto que lo que había sido una joya del patrimonio documental se había convertido en un conjunto de legajos con sólo interés para la historia local, ya que sólo se conservó una anotación previa al levantamiento en la que Riego informa sobre un problema de avituallamiento de las tropas que comandaba.

Evidentemente que la pérdida informativa sobre este hecho clave en la historia española es un suceso desgraciado que nos hace reflexionar sobre la importancia de proteger nuestro patrimonio documental, cuyo estado de conservación en algunos casos es extremadamente frágil por acumular años de custodia en condiciones precarias. Pero el debate surgido en torno a esta noticia también me hace reflexionar sobre la importancia que todavía sigue teniendo la historia evenemencial, es decir aquella basada en estudiar sólo los grandes sucesos que teoricamente habían dado forma al curso de la historia, como criterio para justificar y valorar la ejecución de un proyecto.En este caso a buen seguro que la tarea había sido financiada por la publicidad que podría traer la recuperación de pasajes tan simbólicos, pero que a pesar del excelente trabajo durante varios años en el que se restauro una buena parte del patrimonio de la localidad, finalmente no pudo lograr el objetivo meramente propagandístico, por lo que de una manera totalmente errónea los responsables trataron de minimizar esta realidad y después los críticos se lanzaron a valorar esto como un fracaso total de toda la empresa.

En el telón de fondo está el acomplejamiento de algunos investigadores que no supieron defender el autentico valor del restante contenido ante el menosprecio sobre su carácter más reducido que podemos advertir en el tono despreciativo de algunos medios, por ello quisiera advertir de que todo el patrimonio documental tiene gran importancia, desde el más misero legajo marginado en un archivo olvidado hasta el Tratado de Tordesillas, y con actitudes como estas sólo se esta ayudando a crear un estado de opinión en el que se continué diferenciando entre patrimonio de primera y de segunda, el cual pueda justificar la marginación de ciertos archivos como en su día estuvo el propio archivo municipal de la localidad gaditana, y que en el futuro se pierdan otros documentos tan importantes como lo fue aquel libro de actas, y otros muchos que todavía no sabemos apreciar por su carácter menos relevante a simple vista, pero que a buen seguro se convertirán en todo un tesoro para futuras generaciones de historiadores.

Pero hasta entonces, sólo nos queda esperar a que aparezcan más documentos de naturaleza similar al de Riego, para que otra documentación minusvalorada pueda disfrutar de una atención por parte de un meritorio equipo de especialistas, un mimo que por sí sola todavía es incapaz de generar.

Fuentes de la noticia:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada